La provincia de Ávila cuenta con 117 plazas de Agente Medioambiental para toda la provincia, en la actualidad están ocupadas 81 con el “parche” de 12 interinos y una previsión de 27 jubilaciones en 2025 ya que la edad media supera ya los 55 años.

La falta de Agentes Medioambientales en Ávila impide la correcta prestación de servicios en la coordinación de las tareas de extinción de incendios forestales y otras emergenciasLos Agentes Medioambientales constituyen el único cuerpo de Agentes de la Autoridad con que cuenta la Consejería de Medio Ambiente para desarrollar las funciones de vigilancia custodia y Policía de los bienes de naturaleza forestal, caza, pesca y conservación de la naturaleza, control y seguimiento de la biodiversidad y prevención y extinción e investigación de las causas de incendios forestales. En los incendios, concretamente, desarrollan funciones de jefe de Extinción hasta que los incendios no superan las 30 hectáreas. A partir de ese momento pueden actuar como jefes de Sector, coordinando las operaciones de extinción de los medios asignados en determinada zona. En el incendio de Navalacruz, se ha destinado a estas operaciones a Agentes procedentes de toda la provincia, en ocasiones agentes de nuevo ingreso, interinos con dos meses de antigüedad, con muy escasos conocimientos del terreno, sin conocer la zona, sin haberles impartido el curso básico de extinción de incendios forestales, habiendo sido avisados a escasas horas de presentarse en el Puesto de Mando Avanzado (PMA). Estos agentes eran los que se encargaban de guiar a los medios y convoyes desplazados desde otras provincias y administraciones, como Castilla La Mancha, Galicia, Bomberos Profesionales, etc. Sin ninguna coordinación y con órdenes muy vagas y genéricas desde el PMA. “vosotros a la zona de Sotalvo entráis por donde podáis y lo que vayáis viendo”. Podría ser perfectamente una orden de extinción. La ausencia de “Sectorización del incendio”, funcionando toda la organización por un solo canal de comunicaciones es precisamente lo que no hay que hacer y así se nos entrena en los cursos que imparte el CDF (Centro defensa contra el Fuego) en León. La descoordinación absoluta es una máxima en casi todos los incendios, pero en este de Ávila ha adquirido unas dimensiones a considerar. A esto hay que añadir el personal de vacaciones, desde Agentes, Técnicos, Conductores, etc.

Señalar además que el pasado 15 de agosto comenzó la media veda de caza, y el protocolo de seguridad establece como obligatoria la vigilancia de la caza en parejas. Además, sigue habiendo avisos diarios en esta provincia sobre posibles ataques de lobo a la ganadería, que deben ser atendidos por los AAMM para tramitar los partes de ayudas y cobro de las pólizas de seguros. Avisos relacionados con especies protegidas, desde el 112 por molestias de especies en núcleos rurales y un sinfín de tareas diarias que debido a que los pocos agentes que quedan en las comarcas se encuentran en esta época en servicio de guardia de incendios dónde se prioriza todo lo que tiene que ver con los mismos y no es posible atender el resto de cometidos con la celeridad que sería deseable.

Lamentamos las carencias de personal y la precaria atención que requieren las demandas de los ciudadanos en todas estas materias, que en ningún caso es achacable a este personal, obligando en muchas ocasiones a los propios agentes a incumplir los protocolos de seguridad vigentes, tanto en actuaciones de vigilancia y policía, donde es obligatoria su prestación en pareja, como en el traslado de especies en vehículos no adecuados o compartiendo el mismo habitáculo. Si a todo lo anterior añadimos la falta de organización dentro de un colectivo en el que la dependencia funcional y jerárquica se solapa o se diluye a beneficio de intereses propios tenemos un cóctel perfecto para que la ciudadanía se encuentre totalmente desatendida por parte de estos funcionarios públicos.

Desde esta asociación sindical se viene reclamando a la Administración un plan de ORGANIZACIÓN INTEGRAL del colectivo, con el impulso de una Ley de Cuerpo y una estructura organizativa más eficiente, una reorganización comarcal, unas instalaciones dignas, donde se puedan prestar los servicios en parejas, y unos protocolos de actuación integrados de forma efectiva en el servicio de emergencias del 112 que den un servicio eficaz al ciudadano garantizando la seguridad y prestación de servicios más eficientes, que en la actualidad se vienen prensando en función de la mejor o peor voluntad de cada funcionario.

La falta de Agentes Medioambientales en Ávila impide la correcta prestación de servicios en la coordinación de las tareas de extinción de incendios forestales y otras emergencias

Esta página web usa cookies

Las cookies de este sitio web se usan para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Usted acepta nuestras cookies si continúa utilizando nuestro sitio web.